El moderador desde al lado (e-moderador) en los ambientes virtuales de aprendizaje:

Image

 

Para comenzar esta reflexión en torno a la e-moderación, y de antemano pidiendo disculpas al lector por la extensión de la cita, acuño en una primera instancia las coherentes palabras del filósofo Alemán Martín Heidegger, citado por Larrosa (2003), para dar cuenta de una manera clara de lo que debería ser el rol del maestro aun cuando se piense desde la vitualidad, o desde un ambiente presencial de aprendizaje:

  • […] Enseñar es aún más difícil que aprender. […] No porque el maestro deba poseer un mayor caudal de conocimientos y tenerlos siempre a disposición. El enseñar es más difícil que aprender porque enseñar significa: dejar aprender. Más aún: el verdadero maestro no deja aprender más que el “prender”. Por eso también su obrar produce a menudo la impresión de que propiamente no se aprende nada de él, si por aprender se entiende nada más que la obtención de conocimientos útiles. El maestro posee respecto de los aprendices, como único privilegio el que tiene que aprender todavía mucho más que ellos, a saber: el dejar aprender. El maestro debe ser capaz de ser más dócil que los aprendices. El maestro está mucho menos seguro de lo que se lleva entre manos que los aprendices. De ahí que, donde la relación entre maestro y aprendices sea la verdadera, nunca entra en juego la autoridad del sabiondo ni la influencia autoritaria de quien cumple una misión. (pág. 45)

Creo que todos en nuestro ejercicio docente, hemos sentido una imperativa necesidad de ejercer nuestro rol protagónico en la enseñanza; creemos, o al menos hay una fuerza que a eso nos motiva, que los vacíos no solventados por el estudiante, los debemos llenar inmediatamente con una “sabia” y en el mejor de los casos “honesta” respuesta. Indudablemente éste es un modelo propio de la educación presencial la cual, no toda por supuesto, afinca sus prácticas en los supuestos de una escuela tradicional que fija su atención sobre la enseñanza y la figura del maestro como clave y filtro por el que pasa la información; este modelo dista sustancialmente de lo que son los actuales modelos virtuales y a distancia en la educación, los cuales, enfocan sus perspectivas en los sujetos y, propiamente, en el aprendizaje.

Teniendo en la cuenta aportes como los de Salmon (2000), con su modelo de las cinco etapas globales para la moderación en línea, así como el modelo de autoaprendizaje de Grow (1996), los aspectos para facilitar la moderación en línea de Collison (2000), los criterios y escala de valoración TIGRE para autocontrolar la calidad de los aportes a discusiones en la red, de Alvaro H. Galvis Panqueva (2008), entre otros aportes muy valiosos de aquellos que se han tomado el trabajo de investigar las formas de moderar, evaluar y participar en línea, es necesario asimilar la idea de que la moderación en ambientes virtuales (e-moderación) juega un papel decisivo no solo en la descentralización del rol de esa figura (o más bien figurín) reconocida social, histórica y culturalmente como portadora de saber: maestro, sino que, además, imprime un nuevo sentido a la configuración en los aprendizajes por parte de los sujetos, quienes, en los ambientes virtuales de aprendizaje adquieren un rol protagónico: aprendientes (y aquí también se puede incluir el maestro).

Estos ambientes permean nuevas lógicas de interacción y apropiación de los saberes en donde son los participantes quienes autorregulan los aprendizajes y la consecución de nuevas metas. No obstante, el nuevo rol que asume el docente, si bien se descentraliza no deja de llevar ciertas cargas y compromisos previos que permitan “establecer protocolos de utilización de las innovaciones en función del tipo de aprendizaje y cambio de rol por parte del profesorado y alumnado” (CÁTEDRA UNESCO DE GESTIÓN Y POLÍTICA UNIVERSITARIA (UPM), 2004, pág. 6). El moderador asume un nuevo rol, se pone a un lado, interactúa de tal forma que conoce el saber, administra el espacio, reconoce metodologías, pero deja aprehender; no reconoce los puntos de llegada pero sí los de salida.

En este orden de ideas, creo que una de las formas más significativas para desempeñar correctamente ese rol de Moderador desde el lado o, simplemente facilitador, es el reconocimiento ontológico, epistemológico y pragmático (metodológico) de aquel saber  que se tiene como materia prima en un ámbito de aprendizaje; más aún, sólo una apropiación del saber como práctica discursiva autónoma, reflexiva y crítica por parte del moderador consecutivamente permitirá generar actitudes investigativas y participativas entre los verdaderos protagonistas de la interacción desde y con el conocimiento.

Frente a esta urgencia paradigmática que impone la vinculación de las TIC como mediación en las gestiones académicas, la necesidad de recontextualizar y reconceptualizar no sólo el saber, sino también las formas discursivas, los enfoques, los modelos, metodologías y espacios de interacción con los aprendientes, debe traducirse en actitudes que permitan asegurarle un papel fundamental  al moderador como gestor y propiciador de la interacción en los ambientes mediados tecnológicamente, las cuales, a su vez, incentiven el rol y la conciencia de l@s estudiantes como los verdaderos protagonistas del aprendizaje.

Bibliografía:

CÁTEDRA UNESCO DE GESTIÓN Y POLÍTICA UNIVERSITARIA (UPM). (2004). Las innovaciones educativas basadas en las tecnologías de la información en la formación universitaria presencial y a distancia. Madrid: Universidad Politécnica de Madrid.

COLLISON, G., & al., e. (2000). Facilitating Online Learning. Effective Strategies for Moderatos. Madison: Atwood Publishing.

Galvis Panqueva, Á. H. (Enero de 2008). CRITERIOS Y ESCALA DE VALORACIÓN TIGRE PARA AUTOCONTROLAR CALIDAD DE LOS APORTES A. s.d, 6.

Grow, G. (1996). Teaching Learners to be Self-Directed.

Larrosa, J. (2003). La experiencia de la lectura: Estudios sobre literatura y formación. Mexico: Fondo de cultura económica.

Salmon, G. (2000). E-Moderating. The Key to Teaching and Learning Online. s.d: Lon-don, Kogan Page.

Advertisements

3 Responses to “El moderador desde al lado (e-moderador) en los ambientes virtuales de aprendizaje:”

  1. Aquí aparece un concepto muy importante, que es el concepto de apropiación, el utilizar los ambientes virtuales no garantiza la apropiación de estos, pienso que en mi caso me falta bastante para apropiarme, pero también veo evidencias de un progreso en el proceso.

  2. buenas acabo de enterarme de tu website y la verdad es que me parece super bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote a diario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: