IT, en busca del objeto perdido I

Nike de Samotracia

Mamá re-decora sus espacios con diferentes objetos de la misma forma como acomoda y re-configura cada pequeña emoción en su vida, tanto su caos como su tranquilidad le convierten en una especie de innata conocedora del Feng shui al estilo de los más triquiñozos expertos; de los más obsesos, diré. Reacomodación de los objetos es su manera de decir que algo le estorba, que algo la perturba, que algo la conmueve, que algo la enajena sin ser tal el enajenamiento.

Pasa a la modificación de cada uno de los objetos de su casa porque pretende modificar su espacio y la esfera en la cual efectúa las tareas más importantes de su vida además de las biológicas, de hecho, toda bio-logía implica una serie de otras cotidianidades que no deberían pasar de largo a la hora de preguntarnos por las interacciones entre objetos sociales, físicos y abstractos. La cocina, por ejemplo, es quizá una estética expendida de la necesidad biológica de: comer, tal y como la construcción de una bañera, con yacusi y que además de eso le eches burbujitas suavizadas de colores y con diversos aromas, sea una estética expandida de la necesidad biológica de bañarse.

Alguna vez logré comprender varias modificaciones de su estado de ánimo por la forma en la que, consecutivamente, cambiaba el orden de los portarretratos; aquél que adoptaba el centro de la mesa era, de cierto modo, quien se convertía por ese momento en objeto de su cuestión. Los objetos físicos como los cuadros preferidos de mamá o las matas verdosas de su patio y, del mismo modo, los objetos humanos e intelectuales son el alma misma que se pone en permutas constantes tal y como permutan y se modifican los objetos de nuestro entorno; o al decir de Baudrillard (1999) y recientemente por Christlieb (2003),  a los objetos como a los símbolos se les imprime el alma precisamente porque objetos y símbolos son construcciones de la afectividad humana.

Bibliografía:

Baudrillard, J. (1999). El sistema de los objetos. Ciudad de México: Siglo XXI editores.

Fernández Christlieb, P. (2003). Los objetos y esas cosas. México: El Financiero.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: