Archive for the Docencia en Ambientes de aprendizaje mediados por TIC (DOCTICG) Category

El e-moderador también participa: un aprendiente más en el aula virtual

Posted in Docencia en Ambientes de aprendizaje mediados por TIC (DOCTICG) on March 6, 2013 by IntempestanoctE

Cassete_esfero

Qué profesor, dedicado a su pupitre y a su pizarrón, a su panóptico y a su inefable anecdotario, podría haber pensado que más allá de todo protocolo, postura o imaginario, su figura No es indispensable en el aprendizaje como tampoco lo fue, lo es o lo será la escuela. Qué maestro hubiese pensado que sus prácticas escolares cotidianas se podrían virtualizar, de hecho, que él mismo se pudiese virtualizar.

Me encuentro en la segunda semana de un curso virtual que me ha sido asignado desde la Universidad Pontificia Bolivariana, es allí donde ahora aplico mi propuesta de intervención y debo manifestar que si bien recién estoy comenzando a incursionar en estos ambientes como e-moderador o facilitador, no dejo de sentir cierta intriga, como un deseo inextricable de concatenar mis pensamientos con mis prácticas y llevar, de manera aplicada, mis reflexiones hasta el punto de reconocer las implicaciones que estos ambientes virtuales conllevan.

Cuando nos hacemos partícipes de los ambientes o escenarios virtuales de aprendizaje todo aquello que se resolvía insitu[1] mediante la verbalización centrada en el docente, su voz, o sus silencios, una mirada, un guiño de ojo, una aseveración, un señalamiento aquí y allá, un reproche a partir de gestos, en fin, tal proxémica, tal relación con los objetos, los sujetos y los espacios no es que deje de existir en los ambientes mediados o en las redes, sino que se transforma, se virtualiza.

Es en este sentido en el cual el moderador evidentemente se hace a un lado; no obstante, comprenderemos que este “hacerse al lado” no es abandonar, sino más bien, dejar aprehender y para ello se requiere tener a disposición un muy buen trayecto temático (claridad temática y discursiva), bibliocibergráfico (fuentes y referentes) y de actividades planeado. Es pues necesario en este punto, hacer referencia a la participación, tema que por cierto me ha preocupado bastante, no es un prurito antojado ni mucho menos, sino que, me atrevería a decir, es en la participación donde radica la significación (meaningfulness) como experiencia en los ambientes virtuales de aprendizaje.

Quizá sea mi actual atención en los aspectos de moderación para lograr una significativa participación de los estudiantes y mía a la vez, la que me tenga fabricando vídeos, short clips, buscando imágenes, audios, mensajes, redacciones claras, componiendo ejercicios y actividades pertinentes, justo porque concibo que es el e-moderador quien, aun desde al lado, es el primero que debe incitar a la participación; es él quien moviliza y administra el ambiente para garantizar participaciones asertivas al inicio, en medio y en final del proceso, sin importar que sea el aprendiente el verdadero protagonista de este escenario; he aquí una relación indisoluble entre moderación y participación que no podemos soslayar a la hora de incluirnos en ambientes virtuales de aprendizaje.

De este modo, culmino diciendo que me interesa la moderación, la participación y la autoe-valuación como parte de un triángulo indisoluble, porque encuentro que muchos imaginarios, ideas que pululan, hartazgos y brechas frente a la mediación tecnológica radican en las aristas de este triángulo, y encuentro que justo en el centro de éste lo que hay son brechas, divisiones, rupturas afectivas, las cuales quizá podamos comenzar a suturar desde una efectiva moderación que se refleje en la participación de todos; esto de paso garantiza procesos evaluativos más autónomos y ajustados a los acontecimientos reales del aprendizaje.

Palabras clave que voy ubicando para el perfeccionamiento de mi propuesta de intervención:

e-moderación, e-participación, mediación, brechas afectivas.


[1] En el sitio, en el mismo lugar.

Advertisements

El moderador desde al lado (e-moderador) en los ambientes virtuales de aprendizaje:

Posted in Docencia en Ambientes de aprendizaje mediados por TIC (DOCTICG) on February 23, 2013 by IntempestanoctE

Image

 

Para comenzar esta reflexión en torno a la e-moderación, y de antemano pidiendo disculpas al lector por la extensión de la cita, acuño en una primera instancia las coherentes palabras del filósofo Alemán Martín Heidegger, citado por Larrosa (2003), para dar cuenta de una manera clara de lo que debería ser el rol del maestro aun cuando se piense desde la vitualidad, o desde un ambiente presencial de aprendizaje:

  • […] Enseñar es aún más difícil que aprender. […] No porque el maestro deba poseer un mayor caudal de conocimientos y tenerlos siempre a disposición. El enseñar es más difícil que aprender porque enseñar significa: dejar aprender. Más aún: el verdadero maestro no deja aprender más que el “prender”. Por eso también su obrar produce a menudo la impresión de que propiamente no se aprende nada de él, si por aprender se entiende nada más que la obtención de conocimientos útiles. El maestro posee respecto de los aprendices, como único privilegio el que tiene que aprender todavía mucho más que ellos, a saber: el dejar aprender. El maestro debe ser capaz de ser más dócil que los aprendices. El maestro está mucho menos seguro de lo que se lleva entre manos que los aprendices. De ahí que, donde la relación entre maestro y aprendices sea la verdadera, nunca entra en juego la autoridad del sabiondo ni la influencia autoritaria de quien cumple una misión. (pág. 45)

Creo que todos en nuestro ejercicio docente, hemos sentido una imperativa necesidad de ejercer nuestro rol protagónico en la enseñanza; creemos, o al menos hay una fuerza que a eso nos motiva, que los vacíos no solventados por el estudiante, los debemos llenar inmediatamente con una “sabia” y en el mejor de los casos “honesta” respuesta. Indudablemente éste es un modelo propio de la educación presencial la cual, no toda por supuesto, afinca sus prácticas en los supuestos de una escuela tradicional que fija su atención sobre la enseñanza y la figura del maestro como clave y filtro por el que pasa la información; este modelo dista sustancialmente de lo que son los actuales modelos virtuales y a distancia en la educación, los cuales, enfocan sus perspectivas en los sujetos y, propiamente, en el aprendizaje.

Teniendo en la cuenta aportes como los de Salmon (2000), con su modelo de las cinco etapas globales para la moderación en línea, así como el modelo de autoaprendizaje de Grow (1996), los aspectos para facilitar la moderación en línea de Collison (2000), los criterios y escala de valoración TIGRE para autocontrolar la calidad de los aportes a discusiones en la red, de Alvaro H. Galvis Panqueva (2008), entre otros aportes muy valiosos de aquellos que se han tomado el trabajo de investigar las formas de moderar, evaluar y participar en línea, es necesario asimilar la idea de que la moderación en ambientes virtuales (e-moderación) juega un papel decisivo no solo en la descentralización del rol de esa figura (o más bien figurín) reconocida social, histórica y culturalmente como portadora de saber: maestro, sino que, además, imprime un nuevo sentido a la configuración en los aprendizajes por parte de los sujetos, quienes, en los ambientes virtuales de aprendizaje adquieren un rol protagónico: aprendientes (y aquí también se puede incluir el maestro).

Estos ambientes permean nuevas lógicas de interacción y apropiación de los saberes en donde son los participantes quienes autorregulan los aprendizajes y la consecución de nuevas metas. No obstante, el nuevo rol que asume el docente, si bien se descentraliza no deja de llevar ciertas cargas y compromisos previos que permitan “establecer protocolos de utilización de las innovaciones en función del tipo de aprendizaje y cambio de rol por parte del profesorado y alumnado” (CÁTEDRA UNESCO DE GESTIÓN Y POLÍTICA UNIVERSITARIA (UPM), 2004, pág. 6). El moderador asume un nuevo rol, se pone a un lado, interactúa de tal forma que conoce el saber, administra el espacio, reconoce metodologías, pero deja aprehender; no reconoce los puntos de llegada pero sí los de salida.

En este orden de ideas, creo que una de las formas más significativas para desempeñar correctamente ese rol de Moderador desde el lado o, simplemente facilitador, es el reconocimiento ontológico, epistemológico y pragmático (metodológico) de aquel saber  que se tiene como materia prima en un ámbito de aprendizaje; más aún, sólo una apropiación del saber como práctica discursiva autónoma, reflexiva y crítica por parte del moderador consecutivamente permitirá generar actitudes investigativas y participativas entre los verdaderos protagonistas de la interacción desde y con el conocimiento.

Frente a esta urgencia paradigmática que impone la vinculación de las TIC como mediación en las gestiones académicas, la necesidad de recontextualizar y reconceptualizar no sólo el saber, sino también las formas discursivas, los enfoques, los modelos, metodologías y espacios de interacción con los aprendientes, debe traducirse en actitudes que permitan asegurarle un papel fundamental  al moderador como gestor y propiciador de la interacción en los ambientes mediados tecnológicamente, las cuales, a su vez, incentiven el rol y la conciencia de l@s estudiantes como los verdaderos protagonistas del aprendizaje.

Bibliografía:

CÁTEDRA UNESCO DE GESTIÓN Y POLÍTICA UNIVERSITARIA (UPM). (2004). Las innovaciones educativas basadas en las tecnologías de la información en la formación universitaria presencial y a distancia. Madrid: Universidad Politécnica de Madrid.

COLLISON, G., & al., e. (2000). Facilitating Online Learning. Effective Strategies for Moderatos. Madison: Atwood Publishing.

Galvis Panqueva, Á. H. (Enero de 2008). CRITERIOS Y ESCALA DE VALORACIÓN TIGRE PARA AUTOCONTROLAR CALIDAD DE LOS APORTES A. s.d, 6.

Grow, G. (1996). Teaching Learners to be Self-Directed.

Larrosa, J. (2003). La experiencia de la lectura: Estudios sobre literatura y formación. Mexico: Fondo de cultura económica.

Salmon, G. (2000). E-Moderating. The Key to Teaching and Learning Online. s.d: Lon-don, Kogan Page.

La evaluación: reconocimiento de sí mismo, del otro y de lo otro.

Posted in Docencia en Ambientes de aprendizaje mediados por TIC (DOCTICG) with tags , , on February 19, 2013 by IntempestanoctE

Profe_Colaboreme

“¡Profe: colabóreme!” Anónimo

“Al profe le encanta evaluar pero detesta ser evaluado” Anónimo

 

La lucha por la autonomía

Quisiera partir con la siguiente hipótesis: la evaluación o autopercepción de cada uno de nuestros aprendizajes es el racero de todos nuestros actos cotidianos; si no evaluáramos nuestros actos cotidianos nos veríamos penosamente obligados a cometer exactamente los mismos errores. La evaluación debe ser el proyecto ético en todo proceso de aprehendizaje y la formación en la autonomía es el primer bastión o fundamento de tal proyecto.

Creo que el modelo de evaluación en ambientes virtuales de aprendizaje, debe semejar un modelo práctico de la autonomía; me explico: un proyecto de formación en la autonomía garantizaría procesos de evaluación fieles y consecuentes a las prácticas, pues, es el sujeto quien verdaderamente se torna consciente de sus rutas y logros en el aprendizaje. Para nada se pretende con esto hacer caso omiso a las otras dos formas concomitantes en un proceso de evaluación como son la hetero y coevaluación respectivamente. La autonomía en la valoración de los aprendizajes garantiza, a su vez, prácticas más honestas para con terceros y entre pares.

Una breve experiencia

En mi actual experiencia como docente y, tras un ejercicio de exploración que comenzó hace ya algún tiempo, trato de hacer evaluación en tres momentos desde los tres niveles de evaluación expuestos anteriormente, no obstante, es menester aclarar que bajo la hipótesis expuesta, un proceso de evaluación se daría en todo momento puesto que en un ambiente de aprendizaje las experiencias deberían ser de carácter colaborativo y autorregulado:

a. Evaluación inicial o pronóstico frente al curso que perfectamente se puede abordar desde la oralidad o desde la esritura, e.g., formas de referirse y palabras en torno al objeto de estudio propio del curso, manifestación de problemáticas o preocupaciones actuales frente al tema en cuestión, etc. La idea es percibir el bagaje o equipaje conceptual y competencias que el aprendiente trae al momento de iniciar el proceso.

b. Evaluación parcial o de segundo momento que da cuenta de los procesos que van siendo alcanzados por los aprendientes. Es un momento de regulación y nivelación tanto conceptual como procedimental y actitudinal.

c. Evaluación final del proceso en el que se afinan las versiones sobre los alcances a nivel individual y entre pares en relación con un objeto de estudio particular.

 Conclusión

La e-participación y la e-moderación hacen énfasis en los procesos de co-evaluación y autoevaluación que poco se han tenido en la cuenta en las modalidades presenciales de aprendizaje.  El aprendiente es también quien evidencia, a partir de su autopercepción qué tan alto o bajo está su rendimiento o nivel frente al conocimiento mismo que plantea el curso y así, congruentemente, en reciprocidad grupal y colaborativa, se entenderá que la evaluación no es una regla de medición sino un proceso de cualificación que no se distancia del objeto de conocimiento sino  que hace parte funcional de éste: correlación y coherencia entre la dimensión formativa y la evaluación.

Educación Abierta, MOOCs y chocolates de mejor calidad

Posted in Docencia en Ambientes de aprendizaje mediados por TIC (DOCTICG) with tags , , , , on February 12, 2013 by IntempestanoctE

I_want_my_life_back


¿Cómo entender el concepto de “apertura” en la educación?

Parecerá obvio pero quiero recordarlo. Lo abierto es lo no cerrado, lo cerrado es lo que no se abre, algo que está hermético es impenetrable más allá de toda intención; la apertura, por el contrario, es acceso, es extensión; pero no puede extenderse algo rasgando a fuerza de lídias los tejidos o estructuras de las formas primeras; es decir, en términos netamente educativos, no podemos acceder a una comprensión maquillada de los conceptos de apertura y extensión de la educación, como mero cubrimiento poblacional, con menoscabo de la calidad que se debe sostener en todo proyecto educativo.

Un lugar puede estar abierto pero no ser muy agradable, ser de acceso y dominio público pero poco satisfactorio. Por otro lado y valiéndonos de un simil al mejor estilo de Willie Wonka y su fábrica de chocolates, diremos que es justo la envoltura blanca y sutil (también conocida como pituri) que envuelve al Ferrero Rocher, lo que hace a esta excelsa golosina poco más atractiva que un Chocobreak aun cuando, a simple vista, lo que básicamente se tienen son dos chocolates.  La calidad también debe hacerse extensible tanto en presentación como en contenido. La forma es lo que más se parece a la realidad pero una forma no es solo una apariencia, una forma es todo un sentido, un entramado.

Trayendo a colación las palabras de José Luis R. Zapatero y sin ánimo de extendernos en digresiones diremos: “a todos todo”, y esto implica que evidentemente, en el horizonte de la educación abierta, para todos debe haber:

Acceso, equidad social y oportunidad, participación indiscriminada y calidad en: contenidos, acceso a la información, a los expertos y a las herramientas.

¿Crees que las TIC han potenciado el concepto de apertura en la educación?

Las TIC han potenciado y pueden proyectar a un ámbito más elevado el concepto de educación abierta, pues los índices y muestras de uso cotidiano ya dan cuenta de lo que las poblaciones actuales y sus individuos pueden aprehender en la web, conectados e intercambiando información, mala o buena, de mayor o menor calidad, de corte académico o popular, de primera fuente o de fuentes secundarias, terciarias, etc., hay un acceso y una producción vertiginosa de información por parte de todos los usuarios, no obstante, las tic exigen una serie de competencias y habilidades que se deben ir desarrollando paulatina pero, a su vez, vertiginosamente si queremos hablar de usuarios que usufructúan de las tic y todo lo que ellas ofrecen en educación. Está el caso de los open courses a nivel mundial que son desarrollados por diferentes universidades de renombre y peso en todo el globo.
Ahora bien, veamos qué son los MOOC (Massive Open Online Courses) y cómo a partir de éstos se configura el concepto de educación abierta:

What is a MOOC?

[1] Docencia en ambientes de aprendizaje mediados por TIC  (DocTIC6), un curso abierto de postgrado ofrecido dentro del programa de Maestría en Educación de la Universidad Pontificia Bolivariana (Medellín, Colombia), en modalidad virtual (en línea).

Reflexiones en torno al uso y apropiación de espacios de aprendizaje mediados tecnológicamente

Posted in Docencia en Ambientes de aprendizaje mediados por TIC (DOCTICG) on February 7, 2013 by IntempestanoctE

El detective:

Comenzaré esta entrada de blog afirmando que, evidentemente, lo que hacemos al jugar a los detectives es meternos en esa búsqueda de huellas, ese encuentro de improntas que nos permiten la validación o, al menos, la verificación de los caminos trazados por otros y los caminos de nuestras propias búsquedas, de nuestros trayectos.

Cada huella, cada nuevo vestigio que se va encontrando, ratifica los pasos dejados y nos da seguridad para emprender los nuevos, continuar en el encuentro, proponer nuevas búsquedas. Es lo que hace la tarea del detective una de las más alentadas en propósitos, el acicate de las búsquedas radica en los encuentros y viceversa: el aprendizaje es un juego de búsquedas que, de repente, se torna un juego de encuentros.

Insistimos, es este juego  el que hace tan interesante la labor analítica del detective para hallar improntas, resquicios o partes de algo más grande, o pequeño, e intrincado; es, a su vez, lo que hace interesantes las novelas detectivescas en manos tan laboriosas como las de Edgar Allan Poe, Lovercraft, o Sir Arthur Conan Doyle, los personajes y sus entramados se tornan nuestras propias tramas; la búsqueda y el análisis son la forma y verdadero sentido de Sherlock Holmes, un semiótico cotidiano, análogo del investigador, buscador y aprendiente por antonomasia.

El encuentro:

Quitando capas, como en una arqueología del saber, trato de encontrar los móviles que me llevaron a incursionar en espacios mediados por tic, y encuentro múltiples posibilidades, rutas que me han traído hoy hasta estas instancias.

Me han preocupado los ambientes mediados por tic como estudiante, porque quien estudia aprehende y quien aprehende no deja de buscar, y, a su vez, me han interesado como docente porque me intriga aquella forma de hacer docencia clara y accesible a partir de tecnologías de la información y la comunicación. En este sentido, lo que me incita a la participación y enriquecimiento en estos espacios es el constante aprendizaje sobre la adaptación, usos significativos de las tecnologías y, en términos de Michael Wesch, siguiendo a Neil Postman y Charles Weingartner[1]… en términos pedagógicos, procurar una correcta administración de los ambientes.

Ambas instancias, docente y estudiante, se ven permeadas por varios cuestionamientos que incitaron mi incursión en este campo, entre ellos: las concepciones que se gestan en estos ambientes mediados en torno al tiempo y el espacio, es decir, poder establecer relaciones dialógicas y comunicativas que no tienen que ser precisamente en este momento, ni en este espacio, un asunto de sincronía y asincronía; por otro lado, la desterritorialización del cuerpo y de la presencialidad entendida como forma o apariencia física; la descentralización de aquella figura de saber antaño inamovible que era el profesor y el reencuentro de nuevos roles en relación con la interacción y el aprendizaje, sobre todo aquel rol que deben asumir los estudiantes como aprendientes autónomos y, por supuesto, el docente como moderador que interlocuta pero no es el único administrador del saber.

Me gustaría volver sobre algo que se enunció en esta entrada y proponer, a manera de pregunta, una reflexión pedagógica en torno al ambiente y a los contenidos, Neil Postman y Charles Weingartner  en su texto “Enseñanza como una actividad subversiva” plantean la idea de que el ambiente (o medio) de aprendizaje es más importante que el contenido (el mensaje), y que en consecuencia los profesores deberían empezar a prestar más atención al ambiente de aprendizaje que ayudan a crear. Administar en lugar de simplemente transmitir información:

¿Qué opinión tienes frente a este respecto?


[1] A partir de una reinterpretación de la idea McLuhaniana de: “el medio es el mensaje”, los autores plantean la idea de que el ambiente (o medio) de aprendizaje es más importante que el contenido (el mensaje), y que en consecuencia los profesores deberían empezar a prestar más atención al ambiente de aprendizaje que ayudan a crear. Administar en lugar de simplemente transmitir información.

Ciencia diáspora

Manifiesto por una ciencia diaspórica

Pedagogía, Estética y Educabilidad

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Autonomía digital y tecnológica

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

numeroteca

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Educacion, ecologia y TIC | Scoop.it

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Construccionismo Social

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

APA Style Blog

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

open thinking

rants & resources from an open educator

Outliers School

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Digitalismo.com

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Hipermediaciones

Conversaciones sobre la comunicación digital interactiva

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Humano Digital por Claudio Ariel Clarenc

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

elearnspace

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Half an Hour

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Diálogos Acá | Psicología pop

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

Virtual Canuck

Interacciones Mediadas Tecnológicamente

%d bloggers like this: